Patrona principal de la Diócesis de Querétaro

“Oh Madre Dolorosa, oh Virgen de Soriano, el pueblo queretano te aclama con fervor”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por: Diego Rodarte

Con motivo del Cincuentenario de haber sido declarada Nuestra Señora de los Dolores de Soriano como Patrona Principal de la Diócesis de Querétaro, el 31 de octubre de 2018, Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, IX Obispo de Querétaro decretó la celebración del Año Jubilar Mariano en todo el territorio de la Diócesis de Querétaro, que comenzó solemnemente el 4 de febrero de 2019 y concluirá el 3 de febrero de 2020, concediendo la Indulgencia Plenaria a quienes visitaran la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, la Catedral de Querétaro y los lugares dispuestos por el Obispo para recibir este beneficio.

El mismo 4 de febrero comenzó el peregrinar de la imagen peregrina de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano para visitar los decanatos y cada una de las parroquias de la Diócesis de Querétaro. El momento central de este Año Jubilar Mariano tuvo lugar el pasado 31 de octubre de 2019 con la Misa Solemne del 50 Aniversario del Patronazgo de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano en el Estadio Corregidora.

Aquel memorable día en la historia de Querétaro, la Virgen de los Dolores bajó de su camarín para ser trasladada de su Basílica hasta el Estadio Corregidora, donde, acompañada de sus damas, fue recibida por centenares de fieles que con campanitas y pañuelos blancos saludaban a la Reina del Cielo al tiempo que diferentes grupos de danzantes abrian paso a la procesión hasta el presbiterio donde fue entronizada la bendita imagen dolorosa.

La Misa Solemne fue presidida por el Nuncio Apostólico en México, Mons. Franco Coppola y Mons. Faustino Armendáriz en su calidad de Administrador Apostólico de la Diócesis de Querétaro.

PSX_20191107_204836

En su homilía, Mons. Armendariz expresó que la realidad del dolor nos rodea en estos tiempos, en especial en quienes inocentemente sufren y que nadie está exento de vivir el dolor de una manera en que podamos acostumbrarnos a él, volviéndonos insensibles al dolor de quienes más sufren:

“La Madre Dolorosa nos recuerda que aunque no podemos extirpar el dolor del mundo, sí podemos responder con nuestro amor a la llamada del que sufre… el mundo no quiere llorar, prefiere ignorar las situaciones dolorosas, cubrirlas, esconderlas. Se gastan muchas energías por escapar de las circunstancias donde se hace presente el sufrimiento, creyendo que es posible disimular la realidad donde nunca puede faltar la cruz”.

Mons. Faustino explicó que para entender la realidad de la cruz, Nuestra Señora de los Dolores de Soriano: “nos ha enseñado que hay que recorrer los caminos y hay que levantarse de la adversidad como Ella lo hizo estando sepultada durante ocho años debajo de los escombros”.

Al finalizar su homilía, en medio del homenaje de los pueblos indígenas de la Sierra Gorda de Querétaro, Mons. Armendariz colocó en las manos de la Virgen de los Dolores de Soriano el bastón de mando para renovar solemnemente su Patronazgo como Principal Celestial Patrona y con el que el pueblo queretano reconoce su autoridad divina.

Mons. Faustino se refirió a la entrega del bastón de mando como: “un acto de libertad y de voluntad que manifiesta nuestra disposición personal y eclesial para que de ahora en adelante todo nuestro ser y que hacer esté tutelado por la autoridad y presencia de la Santísima Virgen María”.

PSX_20191107_205403

Posteriormente se leyó el Juramento del Patronato y al término de la celebración Eucarística, el Nuncio Franco Coppola consagró a la Diócesis de Querétaro al Corazón Inmaculado y Doloroso de María e impartió la Bendición Apostólica con la que se concede la Indulgencia Plenaria, además de rendir su homenaje a la Virgen de los Dolores de Soriano.

Concluida la Santa Misa, la bendita imagen de la Virgen de Soriano salió triunfante del Estadio Corregidora hasta el vehículo que la trasladaría de regreso a su Basílica, y mientras era preparada para el viaje de regreso, el pueblo se acercó para despedirla con vivas y cantos.

A su llegada a la Basílica de Soriano, fue recibida con un tapete de aserrín que la condujo hasta su altar para ser nuevamente entronizada.

Cabe señalar que el 31 de octubre de 1969 , fue constituida y declarada por la Santa Sede, La Bienaventurada Virgen María de los Dolores de Soriano como Patrona Principal de la Diócesis de Querétaro con autorización del Beato Papa Paulo VI.

“Virgen dolorosa y tierna, tú eres la patrona celestial de estas tierras”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s