Señor del Nicho

“Señor del Nicho, beso con devoción y amor las llagas de vuestro preciosísimo cuerpo y os pido perdón por nuestros pecados y los del mundo entero”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por: Diego Rodarte

Tepotzotlán, Estado de México

La primera semana de septiembre, el pueblo de Tepotzotlán, celebre por su gran riqueza virreinal, se prepara con devoción para la fiesta del Cristo de la Preciosa Sangre, mejor conocido como El Señor del Nicho, venerado en la parroquia de San Pedro Apóstol desde el siglo XVIII, cuando salvó al pueblo de una epidemia de tifo que asolaba a la región.

Se dice que esta “peste” cobró la vida de muchas personas, por lo que los padres Jesuitas que radicaban en Tepotzotlán, mandaron traer una imagen de Cristo Crucificado para sacarla en procesión rogativa e implorar la intervención divina ante las inclemencias de la peste. El crucifijo fue traído originalmente para el barrio de Capula, pero como no contaba con un lugar digno para resguardarlo, se tomó la decisión de colocarlo en un nicho de la Parroquia de San Pedro.

Otra versión cuenta que el Cristo ya se veneraba en el barrio de Capula y fue llevado en procesión por las comunidades afectadas hasta la Parroquia de San Pedro, pero al querer devolverlo, el Cristo se puso pesado en señal de que quería quedarse en ese lugar, por lo que fue colocado en un nicho del templo, desde entonces se le conoce popularmente como El Señor del Nicho.

Ambas versiones coinciden que al llegar la sagrada imagen a la Parroquia de San Pedro, la peste de tifo comenzó a ceder y el pueblo sanó milagrosamente. Desde entonces, este milagro se recuerda con una gran fiesta, que se ha convertido en una de las más importantes de Tepotzotlán, pues aunque el patrono titular es San Pedro Apóstol, la fe del pueblo reconoce como su autentico patrón al Señor del Nicho.

20190414174620_IMG_6498-01

Los festejos inician con un novenario de preparación que consiste en la celebración de misas diarias ofrecidas por los barrios, colonias y familias que el Señor del Nicho visitará durante los días del novenario. El primero en recibir la visita del Señor del Nicho es el barrio de Capula, por ser el lugar al que estaba destinado el crucifijo, para continuar su recorrido por los barrios de Tlacateco, Texcacoa, la colonia Ricardo Flores Magón, el Trébol, el barrio de las Ánimas y la Parroquia de Santa María Tianguistengo.

En las vísperas de la fiesta, el Señor del Nicho es entronizado en el altar mayor de la Parroquia de San Pedro, que es bellamente enflorada con imponentes arcos floridos y las tradicionales portadas a la entrada del templo. El repique de campanas y las salvas de cohetes anuncian las vísperas de la fiesta, pero son las tradicionales Mañanitas las que reciben el amanecer del día principal, que puede ser el primer o segundo domingo de septiembre.

A las 10:00 de la mañana, los barrios y comunidades vecinas que participan en la fiesta se reúnen  para salir en procesión y ser parte de la Misa de Función, que es la más importante del día dedicada al Señor del Nicho.

El lunes de Tornafiesta, el Señor del Nicho vuelve a recorrer las calles de la cabecera municipal entre alabanzas, música de banda, pétalos de flores, adornos blancos y rojos, pero sobre todo la fe y la devoción de su pueblo que sale a recibirlo con júbilo y lágrimas en los ojos, pues no logran contener la emoción de sentir cerca a su Señor, que los acompaña todos los días en sus luchas y trabajos cotidianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s