La Preladita

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: Fray Luis Román

Cada año, desde el domingo de Pentecostés los pueblos de Zacatecas se visten de fiesta para recibir la visita de la sagrada imagen de Nuestra Señora de Guadalupe “La Preladita” una hermosa escultura de 60 centímetros de altura que fue traída desde Guatemala por Fray Antonio Margil de Jesús en 1704 y fue entronizada en el Colegio Apostólico de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe, hoy Convento de Guadalupe.

De acuerdo con las crónicas, fue el mismo Fray Antonio quien le dio el título de Prelada, poniendo bajo su protección a toda la comunidad:

“Determino que todos los individuos de esta comunidad entonces y en lo porvenir, siempre la habían de reconocer por Prelada; y él y demás prelados que el Colegio tuviere como meros ejecutores de la soberana voluntad de la Virgen Madre”.

46967638_597336930713642_4657126381577043968_n-01

En 1737, Zacatecas fue azotada por la peste de Matlazahuatl, enfermedad que cobró muchas vidas en la ciudad. Como ese año el virrey Antonio de Vizarrón había declarado a la Virgen de Guadalupe Patrona Principal de la Nación, la imagen del convento fue solicitada para pedir su protección, entonces se trasladó a San Agustín, donde le hicieron ceremonias, invocando su ayuda contra la peste.

Nuestra Señora de Guadalupe a través de esta sagrada imagen obró el milagro de librar a los Zacatecanos de tan terrible peste, hecho extraordinario con el que se ganó el cariño del pueblo que la llamó cariñosamente “La Preladita”.

Para recordar este hecho, cada año La Preladita visita los principales templos de Zacatecas desde el domingo de Pentecostés, concluyendo su recorrido en la Catedral Basílica de Zacatecas para volver en jubilosa “Romería” al templo de Guadalupe el domingo de Cristo Rey.

Cada 12 de diciembre, miles de fieles se congregan en el Santuario de Guadalupe para celebrar las apariciones de la Virgen Morena en el cerro del Tepeyac, agradeciendo los favores que la Madre de México concede a sus hijos zacatecanos, mismos que Fray Antonio de Margil difundía entre sus fieles al resaltar las bondades de la Gran Madre de Dios.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s